Bienvenido a Verum News

Nuestro objetivo es dar voz a todas las personas y poner el mundo a su alcance.
Emprender en VERUM y obtener el 100% de las ganancias.

Comenzar

REVIEW: "TARANTINO X TRES"

Tres películas infaltables de la mano de este implacable director.
REVIEW: "TARANTINO X TRES"

Tres películas, un mismo director. Quentin Tarantino es un realizador con pocas pulgas y eso es lo primero que se percibe en sus películas. Ya sea en “Reservoir Dogs” (Perros de la calle), “Pulp Fiction” (Tiempos violentos) o “Inglorious basterds” (Bastardos sin gloria), la cuota sangrienta, súbita e inesperada, se plasma en cualquier escenario sin importar el contexto.
Con apariciones al mejor estilo Hitchcock como incógnito o actor de reparto, Tarantino es un director poco convencional, pero que poco a poco (por no decir ya) está imponiendo su propio género: las que llevan su apellido.

Lo cierto es que las películas mencionadas anteriormente tienen algo en común: bajo presupuesto. Y esto se contradice con la relevancia que el público y la crítica le ha otorgado hasta el momento. Tarantino demuestra desde el comienzo que no hace falta hacer una película “a lo Hollywood” para que sea buena y cautivante, sólo “dale al público lo que quiere”, por poner algunas palabras en su boca.

Cronológicamente, “Perros de la calle” (1992) fue el debut de Quentin como director y no pudo haberlo hecho de mejor manera que relatando de una forma poco articulada el intento de un robo perfecto. Posteriormente, “Tiempos violentos” (1994) es la historia de dos asesinos a sueldo a quienes se les encomienda la recuperación de un maletín. Ellos se verán envueltos en una relación conflictiva entre traficantes y criminales de poca monta. Más recientemente, “Bastardos sin gloria” (2009), trata de un séquito anti-nazi en busca de la cabeza de Hitler durante la Segunda Guerra Mundial.
Para hacer honor a su realizador, estas tres historias se pueden entrelazar, mediante paratextos, tal como lo muestra Tarantino en sus películas:

ACTORES
Sólo para nombrar a algunos: Harvey Keitel, Michael Madsen, Tim Roth, Bruce Willis, Samuel L. Jackson, John Travolta, Uma Thurman, Brad Pitt, Christoph Waltz, son los que le dieron cara y personalidad a las creaciones de Tarantino. En todos ellos reina la ambivalencia en sus comportamientos frente a situaciones límites. Cuando hay que matar a una persona, cuando se la tiene cara a cara, la tensión, el momento cúlmine y dubitativo de acabar con la existencia del otro. Haya o no haya algo en juego, o incluso de manera desinteresada, el saldo es: una oreja cortada con una navaja al son de la canción “Stuck in the middle with you” de los Stealer Wheels de la mano de Michael Madsen (alias: Mr. Blonde) en “Perros de la calle”; una esvástica perfectamente trazada sobre la frente del oficial de la SS Hanz Landa (Christoph Waltz), o bien, para mantener un poco la tradición, balazos a quemarropa de parte de Vincent y Jules (John Travolta y Samuel L. Jackson respectivamente), a Roger y Brett, ladrones inexpertos, convirtiendo un departamento en una masacre. Sin asco.

HISTORIAS
Son ciclotímicas. Con muchos altibajos, las escenas atraviesan por climas bien disonantes y delimitados. El fuerte de las películas de Tarantino, es su manera tan particular de relatar los hechos. Des-estructura ese hilo conductor que nosotros, los simples mortales, solemos tener a la hora de contar una historia o de ver una. En este caso, él empieza del final, para seguir por el principio, terminar por el desarrollo, recapitular mediante retrospectiva y “finalmente” (comillas intencionales), terminar con lo que se puede deducir como final, ya que en la mayoría de sus películas, se puede seguir contando. Se extrae un momento de la realidad para impregnarlo de ficción y luego agregarle algunas escenas disparatadas pero que no carecen de sentido, ya que es harto conocido que “la realidad supera la ficción”. Quentin intenta trasladar a veinticuatro cuadros por segundo esa frase: cómo la realidad se supera a sí misma dentro de la sala del cine. De allí el recurso de los subtítulos, la fragmentación de la vida de los personajes, de los momentos, de las secuencias, que se muestran a modo de paratextos en el centro de la pantalla.

MUSICA
Elemento y recurso esencial en las películas recién expuestas. Cuando pensamos en Quentin Tarantino, se nos viene a la mente la canción griega “Misirlou” que le dio vida e identidad a la película “Tiempos violentos” y que es inevitable tararearla o en su defecto, asociarla con la película y su director. “Let’s Stay Together” de Al Green y “Girl, You’ll Be A Woman Soon” de Neil Diamond, son algunas de las joyitas sesentosas que caracterizan la película. Lo mismo sucede con la canción de apertura “Little Green Bag” de George Baker para recibir a la banda de criminales en “Perros de la calle”. Pero lo mejor, es que la música no siempre acompaña la escena o se encuentra de fondo, sino que irrumpe como un actor más. A veces cobra más protagonismo que la escena en sí misma, así como también se funde en el momento oportuno para brindarle ese tono lúdico, morboso, rozando lo tragicómico de la matanza que se produce en más de una oportunidad.

Siguiendo las artimañas de Tarantino, es necesario recapitular esta crítica para entender la esencia y las razones acerca de por qué ver alguna de estas películas es recomendable, y a su vez, que no las haría recomendable verlas. Para adoptar un poco el sentido de humor que tiene este director, lo esbozado en los párrafos anteriores, alude a una recomendación casi imperativa, mientras que restaría mencionar algunas precauciones que pueden, o bien desmotivar al espectador, o en el peor de los casos, que no presente interés en absoluto:

Estas películas entonces no son aptas para:
-Cardíacos.
-Religiosos.
-Puritanos.
-Prejuiciosos.

Eso es todo amigos.

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • No hay comentarios aún...